Pasado y presente de los juguetes

FERNANDO* y sus amiguitos observan felices cómo rebota el balón que se han hecho enrollando trozos de cuerda. Enseguida le dan patadas y comienzan un animado partido de fútbol. Miguel comprueba asombrado que, gracias a un control remoto que acciona con la mano, puede dirigir su automóvil de juguete hacia delante y hacia atrás con facilidad. En casa, Andrea y sus amigas visten y calzan a sus muñecas mientras hablan de cómo se vestirán ellas cuando sean mayores.

¿Qué tienen estos niños en común? Todos disponen de juguetes con los que pueden entretenerse durante horas. Algunos de ellos, como el clásico peluche, se convierten en compañeros inseparables del niño desde su más tierna infancia. A veces hasta se ganan una foto en el álbum familiar. Ahora bien, ¿cuál es la historia de los juguetes? ¿Y por qué son tan importantes para los niños?

El origen de los juguetes

Una enciclopedia explica: “Un juguete suele ser un objeto que se utiliza con fines recreativos. Desde el pasado más remoto y en numerosas culturas han existido juguetes de todo tipo, del más simple al más complejo, desde el palo común y corriente que el niño usa imaginando que es un caballito, hasta complejos artilugios mecánicos”. Por lo tanto, cualquier objeto que se pueda utilizar para entretenerse puede convertirse en un juguete. Además, dado que por naturaleza el ser humano busca la diversión, es muy probable que los juguetes sean tan antiguos como la humanidad.

Por ejemplo, se han encontrado muñecas, o restos de ellas, utilizadas en Babilonia, Egipto y otras civilizaciones de la antigüedad. Es posible que la muñeca sea el juguete con más historia. La pelota también es antigua. Aunque no hay forma de saber cuándo se utilizó por primera vez, en la tumba de un niño egipcio de tiempos remotos se encontraron bolos de piedra a los que se les lanzaba rodando una pelota, también de piedra, como se hace en los juegos de bolos modernos.

Hace más de tres mil años existieron en Grecia yoyós de piedra, y hay indicios de que posiblemente se utilizaron en la antigua China. Los niños romanos se divertían con marionetas y con figuras geométricas de marfil que encajaban unas en otras. Tanto en Grecia como en Roma jugaban con carros en miniatura, lo que demuestra la popularidad de que han gozado a través de los siglos los juguetes relacionados con el transporte. En cierto museo se exhibe una figura de arcilla, supuestamente un juguete de una cultura mexicana primitiva, que representa a un animal sobre ruedas. Resulta interesante el hecho de que no se han descubierto otras ruedas relacionadas con dicha cultura. En la Edad Media se jugaba con pelotas ovaladas o esféricas hechas con vejigas hinchadas de animales. Estas pelotas debían hacerse llegar hasta el extremo del terreno de juego con el pie o de otras maneras, de forma parecida a como se hace en algunos deportes modernos.

Posteriormente, en la Inglaterra del siglo XVIII, se inventaron los rompecabezas con propósitos educativos y se hicieron muy populares a principios del siglo XX. También por esas fechas los lápices de colores comenzaron a tener gran aceptación. Tan solo en Estados Unidos, una compañía ha fabricado más de 100.000 millones de unidades. Como se puede ver, algunos de nuestros juguetes modernos tuvieron sus orígenes en el pasado remoto y han desempeñado un papel importante en la historia de la humanidad.

El porqué del juego y de los juguetes

“El juego es una actividad natural de todo niño que le suministra muchas oportunidades de aprender y desarrollarse, tanto física como mental y socialmente. Si jugar es el trabajo del niño, entonces los juguetes son sus herramientas, y para que los niños hagan bien su trabajo, necesitan los juguetes apropiados.” Así explicó la importancia de hacer una buena elección una guía estatal que analizaba cómo seleccionar buenos juguetes.

Por supuesto, la razón principal de la popularidad de los juguetes es lo divertidos que resultan. No obstante, su contribución al desarrollo del niño es notable. Piense en los ejemplos siguientes: cuando un niño empuja un carrito, fortalece sus habilidades motoras. Cuando salta a la cuerda, mejora su coordinación. Al mantenerse sobre un solo pie para darle una patada a un balón o al andar en bicicleta, mejora su equilibrio. Y cuando construye con bloques o dibuja, aprende a controlar sus movimientos de forma precisa.

¿Qué hay del intelecto del niño? Las habilidades lingüísticas se desarrollan cuando los juegos infantiles incluyen cantos y rimas, quizás al saltar a la cuerda o al jugar a perseguirse. Además, la creatividad y las facultades mentales se estimulan cuando el niño construye con bloques, sigue las instrucciones de un juego, encaja las piezas de un rompecabezas, se disfraza o representa historias. Lo mismo ocurre cuando toca un instrumento musical o hace manualidades.

El juego también es importante porque enseña a los niños a relacionarse con los demás, por ejemplo cuando forman equipos para jugar a la pelota. El doctor Bruce Duncan Perry afirma: “El niño llega a comprender mejor los sentimientos de quienes lo rodean y se hace menos egocéntrico. Al jugar con sus compañeros, los niños aprenden un sistema de reglas sociales, que incluye formas de controlarse y afrontar sus frustraciones en un entorno social”.

Los niños también utilizan los juguetes para imitar a los adultos. Como dijo el filósofo griego Aristóteles, “desde su infancia el hombre tiene un instinto natural para la imitación”. En realidad, cuando los pequeños juegan, imitan muchas de las actividades cotidianas, y de ese modo las aprenden. Podemos imaginarnos fácilmente a una niña que acuna a su muñeca para dormirla, tal como hará mucho después con un bebé de verdad. O quizás prepare una comida de platos imaginarios para sus amiguitas. De la misma manera, los muchachos mueven sus “automóviles” de acá para allá y reproducen incluso el sonido del motor, practicando para la vida real. Ahora bien, a la hora de escoger juguetes para los hijos han de tenerse en consideración algunos factores. ¿Por qué?

La importancia de escoger bien los juguetes

“Los juguetes de hoy fomentan la idea de una sociedad sin ley donde impera la violencia”, afirma el rotativo londinense The Daily Telegraph. Aunque esta declaración no se cumple en todos los juguetes, cada vez se observan menos juguetes clásicos y más “figuras deformes, musculosas [...] y de apariencia agresiva”, según un artículo publicado en el periódico mexicano La Jornada. Dicho artículo cita las palabras de Patricia Ehrlich, doctora en Pedagogía e investigadora de la Universidad Autónoma Xochimilco, quien sostiene que muchos de los juguetes del mercado promueven una ideología de la dominación en la que se favorecen la fuerza, la agresión, el poder, la sumisión y el miedo.

La National Association of School Psychologists de Estados Unidos afirma que estar expuestos a los juguetes que fomentan la violencia “puede tener un impacto negativo en el aprendizaje y desarrollo de los niños y acarrear consecuencias dañinas”. Los estudios indican que los videojuegos violentos pueden generar comportamiento agresivo y llevar a la delincuencia. Por ello, todo adulto con niños a su cargo debería meditar cuidadosamente para elegir los juguetes adecuados (véase el recuadro de la pág. 26).

Gracias a los modernos avances tecnológicos, en la actualidad existe una gran variedad de juguetes sofisticados. Pero quizás no estén al alcance del presupuesto familiar o los niños se aburran pronto de ellos. Es posible que ni siquiera sean buenos para los niños. Leanne, una madre australiana que cría sola a sus cinco hijos, explica: “Mis hijos mayores se dejan influir por la publicidad y a menudo me piden juegos de computadora caros. Sin embargo, parecen divertirse durante más tiempo y hacer más ejercicio cuando juegan en el patio con un bate de béisbol barato y una pelota de goma. Opino que los juguetes baratos son los más duraderos. Además, ofrecen a mis hijos más oportunidades de utilizar la imaginación”.

Puedes hacerte tus propios juguetes

Si no tienes dinero para comprarte los juguetes más modernos, utiliza tu creatividad y tu imaginación, y verás como te diviertes. En muchas partes del mundo, hay niños como tú que hacen sus propios juguetes.

Mira las fotos de estas páginas. ¿Verdad que los niños se están divirtiendo? Construir algunos de estos “autos” no es tan fácil. Hay que recoger alambres viejos y doblarlos para darles la forma adecuada. Para las ruedas, servirán trozos de goma o de plástico cortados en redondo. ¿Qué te parece el tren hecho con envases de refresco y de leche? ¿Y el camión hecho con trozos de madera? A veces hasta es posible subirse a alguno de estos juguetes, como a esta motocicleta africana de fabricación casera. Estos niños no necesitan juguetes caros para pasar un buen rato. Además, se divierten mucho mientras los hacen. ¿Por qué no lo intentas?

[Nota]

Se han cambiado los nombres.

[Ilustración y recuadro de la página 26]

Características de un buen juguete

● Adecuado y seguro para la edad y las aptitudes físicas y mentales del niño

● Sólido y duradero (los niños tienden a romper las cosas)

● Lo suficientemente atractivo e interesante para captar la atención del niño

● Capaz de estimular la creatividad e imaginación infantil

● De precio asequible

● No tóxico

[Ilustración y recuadro de la página 27]

Cómo evitar los riesgos relacionados con los juguetes

● Mantenga los juguetes de los niños mayores lejos del alcance de los más pequeños

● Lea cuidadosamente todas las etiquetas e instrucciones de seguridad, junto con el niño si es posible

● Enseñe al niño y a sus amigos a usar y guardar los juguetes

● Evite los juguetes que hacen ruidos que pudieran alcanzar niveles sonoros dañinos

● Revise los juguetes periódicamente. En muchos casos un juguete dañado se debe reparar o tirar de inmediato

● Los juguetes potencialmente peligrosos, como dardos, herramientas afiladas y juguetes eléctricos, son solo para niños mayores y deben usarse bajo la supervisión de un adulto

● Los juguetes cuyas piezas son tan pequeñas que pudieran tragarse se deben mantener fuera del alcance de los niños pequeños

[Ilustración de la página 24]

León y erizo sobre plataformas rodantes (segundo milenio a.e.c., Irán)

[Reconocimiento]

León y erizo: Erich Lessing/Art Resource, NY

[Ilustración de la página 25]

Muñeca de arcilla (cerca del 600 a.e.c., Italia)

[Ilustración de la página 25]

Trompo (del período griego clásico, cerca del 480 a.e.c.)

[Ilustración de la página 25]

Muñeca de hojas de maíz (América colonial)

[Ilustración de la página 25]

Lápices de colores (principios del siglo XX, Estados Unidos)

[Ilustraciones de la página 26]

Niños con juguetes caseros

[Reconocimientos de la página 25]

Muñeca de arcilla: Erich Lessing/Art Resource, NY; trompo: Réunion des Musées Nationaux/ Art Resource, NY; muñeca de hojas de maíz: Art Resource, NY