Vuelta de Cristo

Definición: Antes de partir de la Tierra, Jesucristo prometió volver. En asociación con esa promesa hay acontecimientos emocionantes relacionados con el Reino de Dios. Debe notarse que hay diferencia entre venida y presencia. Así, mientras que la venida de alguien (asociada con su llegada o vuelta) sucede a cierto tiempo dado, su presencia después de eso tal vez se extienda por un período de años. En la Biblia, la palabra griega erkho·mai (que significa “venir”) también se emplea con referencia al hecho de que Jesús dirige su atención a una tarea importante en un tiempo específico durante su presencia, a saber, a su obra como ejecutor nombrado por Jehová en la guerra del gran día de Dios el Todopoderoso.

¿Tienen lugar en un espacio de tiempo muy corto los acontecimientos que se asocian con la presencia de Cristo, o suceden durante un período de años?

Mat. 24:37-39: “Así como eran los días de Noé, así será la presencia [“venida”, VM, VV (1977); “presencia”, PB; “parusía”, EH (1976), GR, Str; griego: pa·rou·sia] del Hijo del hombre. Porque como en aquellos días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, los hombres casándose y las mujeres dándose en matrimonio, hasta el día en que Noé entró en el arca; y no hicieron caso hasta que vino el diluvio y los barrió a todos, así será la presencia del Hijo del hombre.” (Los sucesos de “los días de Noé” que se describen aquí tuvieron lugar durante un período de muchos años. Jesús comparó su presencia con lo que ocurrió en aquel tiempo.)

En Mateo 24:37 se emplea la palabra griega pa·rou·sia. Esta palabra significa literalmente un “estar al lado”. Palabras griegas del Nuevo Testamento, de William Barclay, dice que “significa simplemente la presencia o venida de personas o cosas. Puede usarse en frases como la presencia de amigos”. El sentido de la palabra se señala claramente en Filipenses 2:12, donde Pablo contrasta su presencia (pa·rou·sia) con su ausencia (a·pou·sia). Por otra parte, en Mateo 24:30, donde se habla acerca del “Hijo del hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria” como el ejecutor nombrado por Jehová en la guerra de Armagedón, se emplea la palabra griega er·khome·non. Algunos traductores emplean la expresión ‘venida’ para ambas palabras griegas, pero los que ejercen más cuidado comunican la diferencia entre ellas.

¿Volverá Cristo de modo que sea visible a los ojos humanos?

Juan 14:19: “Un poco más y el mundo ya no me contemplará, mas ustedes [los apóstoles fieles de Jesús] me contemplarán, porque yo vivo y ustedes vivirán.” (Jesús había prometido a sus apóstoles que él volvería y los llevaría al cielo para que estuvieran con él. Ellos podrían verlo porque serían criaturas celestiales como él. Pero el mundo no lo vería de nuevo. Compárese con 1 Timoteo 6:16.)

Hech. 13:34: “[Dios] lo resucitó [a Jesús] de entre los muertos destinado a nunca más volver a la corrupción.” (El cuerpo humano por naturaleza es corruptible. Por eso en 1 Corintios 15:42, 44 se emplea la palabra “corrupción” en una construcción paralela con la expresión “cuerpo físico”. Jesús jamás volverá a tener un cuerpo de ese tipo.)

Juan 6:51: “Yo soy el pan vivo que bajó del cielo; si alguien come de este pan vivirá para siempre; y, de hecho, el pan que yo daré es mi carne a favor de la vida del mundo.” (Puesto que lo ha dado, Jesús no vuelve a tomarlo. Así, no priva a la humanidad de los beneficios del sacrificio de su vida humana perfecta.)

Véanse también las páginas 47, 48 en la sección “Arrebatamiento (Rapto)”.

¿Qué significa el que Jesús venga “de la misma manera” como ascendió al cielo?

  Hech. 1:9-11: “Estando ellos [los apóstoles de Jesús] mirando, fue elevado y una nube se lo llevó de la vista de ellos. Y estando ellos mirando con fijeza en el cielo mientras él se iba, también, ¡mira! dos varones con prendas de vestir blancas estaban de pie al lado de ellos, y dijeron: ‘Varones de Galilea, ¿por qué están de pie mirando al cielo? Este Jesús que fue recibido de entre ustedes arriba en el cielo vendrá así de la misma manera que lo han contemplado irse al cielo.’” (Nótese que este texto dice “la misma manera”, no el mismo cuerpo. ¿De qué “manera” ascendió él? Como lo muestra el Hch 1 versículo 9, desapareció de la vista, y solo sus discípulos observaron su partida. El mundo en general no se dio cuenta de lo que pasó. Lo mismo sería cierto de la vuelta de Cristo.)

¿Qué significa el que él ‘venga en las nubes’ y ‘todo ojo lo vea’?

  Rev. 1:7: “¡Miren! Viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que lo traspasaron; y todas las tribus de la tierra se golpearán en desconsuelo a causa de él.” (También Mat. 24:30; Mar. 13:26; Luc. 21:27.)

  ¿Qué indican las “nubes”? Invisibilidad. Si un avión está en medio de una nube espesa o encima de las nubes, la gente en la tierra usualmente no puede verlo, aunque tal vez sí oiga el sonido de los motores. Jehová dijo a Moisés: “Vengo a ti en una nube oscura”. Moisés no vio a Dios, pero aquella nube señaló la presencia invisible de Jehová. (Éxo. 19:9; véanse también Levítico 16:2 y Números 11:25.) Si Cristo hubiera de aparecer visiblemente en los cielos, es obvio que no “todo ojo” le vería. Por ejemplo, si se apareciera sobre Australia, no sería visible en Europa, África y las Américas, ¿no es cierto?

  ¿En qué sentido ‘le verá todo ojo’? Por los sucesos en la Tierra percibirán que está presente invisiblemente. También con referencia a vista que no es física, Juan 9:41 informa: “Les dijo Jesús [a los fariseos]: ‘Si fueran ciegos, no tendrían pecado. Pero ahora ustedes dicen: “Vemos.” Su pecado permanece’”. (Compárese con Romanos 1:20.) Después de la vuelta de Cristo, algunas personas muestran fe; reconocen la señal de su presencia. Otras rechazan la evidencia, pero cuando Cristo actúe como el ejecutor nombrado por Dios contra los inicuos, hasta ellas percibirán por la manifestación de Su poder que la destrucción no procede de los hombres, sino del cielo. Sabrán qué está pasando porque se les ha advertido de antemano. Por lo que estará alcanzándolas, “se golpearán en desconsuelo”.

  ¿Quiénes son “los que lo traspasaron”? Literalmente, los soldados romanos hicieron esto al tiempo de la ejecución de Jesús. Pero ha pasado muchísimo tiempo desde que ellos murieron. Por eso, esto debe referirse a gente que de igual manera maltrata, o ‘traspasa’, a los verdaderos seguidores de Cristo durante “los últimos días”. (Mat. 25:40, 45.)

¿Puede realmente decirse que alguien haya ‘venido’ o que esté ‘presente’ si no es visible?

  El apóstol Pablo habló de estar “ausente en cuerpo mas presente en espíritu” con la congregación de Corinto. (1 Cor. 5:3.)

  Jehová dijo que él ‘bajaría’ para confundir el lenguaje de los edificadores de la torre de Babel (Gén. 11:7). También dijo que procedería “a bajar” para librar a Israel de su esclavitud en Egipto. Y Dios aseguró a Moisés: “Mi propia persona te acompañará” para conducir a Israel a la Tierra de Promisión o Tierra Prometida (Éxo. 3:8; 33:14). Pero ningún humano ha visto alguna vez a Dios. (Éxo. 33:20; Juan 1:18.)

¿Cuáles son algunos de los acontecimientos que la Biblia asocia con la presencia de Cristo?

Dan. 7:13, 14: “Con las nubes de los cielos sucedía que venía alguien como un hijo del hombre [Jesucristo]; y al Anciano de Días [Jehová Dios] obtuvo acceso, y lo presentaron cerca, aun delante, de Aquél. Y a él fueron dados gobernación y dignidad y reino, para que los pueblos, grupos nacionales y lenguajes todos le sirvieran aun a él.”

1 Tes. 4:15, 16: “Esto es lo que les decimos por palabra de Jehová, que nosotros los vivientes que sobrevivamos hasta la presencia del Señor no precederemos de ninguna manera a los que se han dormido en la muerte; porque el Señor mismo descenderá del cielo con una llamada imperativa, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los que están muertos en unión con Cristo se levantarán primero.” (Así, los que han de reinar con Cristo serían resucitados para estar con él en el cielo... primero los que hubieran muerto muchos años antes y luego los que murieran después de la vuelta del Señor.)

Mat. 25:31-33: “Cuando el Hijo del hombre llegue en su gloria, y todos los ángeles con él, entonces se sentará sobre su glorioso trono. Y todas las naciones serán juntadas delante de él, y separará a la gente unos de otros, así como el pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha, pero las cabras a su izquierda.”

2 Tes. 1:7-9: “A ustedes que sufren la tribulación, con alivio juntamente con nosotros al tiempo de la revelación del Señor Jesús desde el cielo con sus poderosos ángeles en fuego llameante, al traer él venganza sobre los que no conocen a Dios y sobre los que no obedecen las buenas nuevas acerca de nuestro Señor Jesús. Estos mismos sufrirán el castigo judicial de destrucción eterna de delante del Señor y de la gloria de su fuerza.”

Luc. 23:42, 43: “Y siguió diciendo [el malhechor simpatizante clavado en el madero al lado de Jesús]: ‘Jesús, acuérdate de mí cuando entres en tu reino’. Y él le dijo: ‘Verdaderamente te digo hoy: Estarás conmigo en el Paraíso.’” (Bajo la gobernación de Jesús toda la Tierra se convertirá en un paraíso; se levantará a los muertos que están en la memoria de Dios y se les presentará la oportunidad de disfrutar de vida perfecta en la Tierra para siempre.)

Véanse también las páginas 420-425, en la sección titulada “Últimos días”.