La luna en el cielo nocturno

CAPÍTULO 28

“Solo  eres leal”

LA DESLEALTAD no era algo desconocido para David. Hubo una etapa de su turbulento reinado en la que se vio acosado por las intrigas, e incluso la confabulación de sus propios compatriotas. Además, sufrió la traición de quienes consideraríamos sus más íntimos, como por ejemplo, Mical, su primera esposa. Aunque en un principio “estaba enamorada de David” y seguramente lo respaldó en el cumplimiento de los deberes de su cargo, más tarde “empezó a despreciarlo en su corazón” y hasta lo consideró “como uno de los casquivanos” (1 Samuel 18:20; 2 Samuel 6:16, 20).

2 También tenemos el caso de Ahitofel, consejero de David, cuyas recomendaciones se tomaban como mensajes directos de Jehová (2 Samuel 16:23). Pero aquel hombre de su confianza terminó traicionando a su señor y uniéndose a una conspiración contra él. ¿Quién la había organizado? El propio hijo del rey, Absalón. Este oportunista “rob[aba] el corazón de los hombres de Israel” e intentaba desplazar del trono a su padre. Su revuelta cobró tanta fuerza, que David tuvo que huir para salvar la vida (2 Samuel 15:1-6, 12-17).

3 ¿Hubo alguien que fuera leal a David? Durante todos sus problemas, él supo que sí. ¿Quién era? Nada menos que Jehová Dios, de quien dijo: “Con alguien leal tú actuarás en lealtad” (2 Samuel 22:26). Ahora bien, ¿qué es la lealtad, y cómo nos da el Creador el ejemplo más sublime de esta cualidad?

¿Qué es la lealtad?

4 Las Escrituras Hebreas emplean el término lealtad en el sentido de bondad que se adhiere amorosamente a un objeto y no se aparta hasta haber realizado su propósito para con él. Este sentido es más amplio que el de la palabra fidelidad. En efecto, alguien pudiera ser fiel solo por cumplir con su deber, mientras que la lealtad bíblica nace del amor.* Además, el adjetivo fiel se aplica también a objetos inanimados. Por ejemplo, aunque el salmista llamó a la Luna “testigo fiel en los cielos” porque aparece todas las noches con regularidad, no se diría que es leal (Salmo 89:37). ¿Por qué no? Porque la lealtad se toma como expresión del amor, cualidad que las cosas inanimadas no tienen.

5 En la Biblia, la lealtad está marcada por el afecto. El simple hecho de que se manifieste revela que existe una relación entre quien ejerce esta cualidad y quien se beneficia de ella. No es una actitud inconstante, como las olas del mar impelidas de un lado a otro por los vientos cambiantes. Por el contrario, la lealtad, o amor leal, se caracteriza por la estabilidad y la fortaleza que permiten superar los obstáculos más difíciles.

6 Ciertamente, tal lealtad es infrecuente hoy día. Muchos compañeros allegados están “dispuestos a hacerse pedazos” mutuamente, y cada vez oímos de más personas que abandonan a sus cónyuges (Proverbios 18:24; Malaquías 2:14-16). Las traiciones son tan comunes, que quizás repitamos para nosotros las palabras del profeta Miqueas: “El leal ha perecido de la tierra” (Miqueas 7:2). Aunque los seres humanos a menudo actúan sin bondad amorosa, la lealtad es una característica sobresaliente de Jehová. De hecho, la mejor manera de aprender lo que implica esta cualidad es examinar cómo expresa él esta maravillosa faceta de su amor.

La incomparable lealtad de Jehová

7 La Biblia dice respecto a Jehová: “Solo tú eres leal” (Revelación [Apocalipsis] 15:4). ¿Cómo es posible? ¿Acaso no ha habido ángeles y seres humanos que han demostrado en ocasiones una lealtad extraordinaria? (Job 1:1; Revelación 4:8.) ¿Y Jesucristo? ¿No es el mayor “leal” de Dios? (Salmo 16:10.) Entonces, ¿por qué se dice que solo Jehová es leal?

8 Recordemos en primer lugar que la lealtad es una faceta del amor. Dado que “Dios es amor” —es decir, encarna esta cualidad—, nadie es capaz de demostrar lealtad de forma tan plena como él (1 Juan 4:8). En realidad, tanto los ángeles como los seres humanos pueden reflejar los atributos de Jehová, pero solo él es leal en sumo grado. Es “el Anciano de Días” y, por tanto, lleva más tiempo ejercitando la bondad amorosa que cualquier criatura, sea terrenal o celestial (Daniel 7:9). Por consiguiente, personifica la lealtad, pues la demuestra como nadie más podría hacerlo. Veamos algunos ejemplos.

9 Jehová es “leal en todas sus obras” (Salmo 145:17). ¿En qué sentido? El Salmo 136 da la respuesta. Menciona varios actos salvadores que realizó, entre ellos la impresionante liberación de los israelitas a través del mar Rojo. Es significativo que todos sus versículos concluyan con la frase: “Porque su bondad amorosa [o lealtad] es hasta tiempo indefinido”. Este pasaje se cita en las “Preguntas para meditar” de la página 289. Cuando lo leamos, no podremos menos que asombrarnos ante las múltiples formas en las que Dios trató a su pueblo con bondad amorosa. En efecto, Jehová es leal a sus siervos fieles cuando escucha su clamor de auxilio e interviene para ayudarlos en el momento que él ha determinado (Salmo 34:6). El amor leal que el Creador siente por sus adoradores no mengua siempre que estos le sean fieles.

10 Además, Jehová manifiesta lealtad a sus siervos al ser fiel a sus principios. A diferencia de las personas volubles, que se rigen simplemente por sus caprichos y emociones, él mantiene inalterable su criterio sobre el bien y el mal. A lo largo de los milenios no ha cambiado su forma de ver asuntos tales como el espiritismo, la idolatría y el asesinato. Por boca del profeta Isaías dijo: “Aun hasta la vejez de uno yo soy el Mismo” (Isaías 46:4). Por lo tanto, podemos estar seguros de que nos beneficiaremos si seguimos la clara guía moral de la Palabra de Dios (Isaías 48:17-19).

11 Otro modo como Dios demuestra lealtad es siendo fiel a sus promesas. Siempre que hace una predicción, se cumple. Por ello, declaró: “Mi palabra que sale de mi boca [...] [no] volverá a mí sin resultados, sino que ciertamente hará aquello en que me he deleitado, y tendrá éxito seguro en aquello para lo cual la he enviado” (Isaías 55:11). Al ser fiel a su palabra, el Altísimo es leal a su pueblo. No le hace esperar con ansias algo que no piensa efectuar. Tiene una reputación tan impecable en este particular, que su siervo Josué dijo: “No falló ni una promesa de toda la buena promesa que Jehová había hecho a la casa de Israel; todo se realizó” (Josué 21:45). Así pues, podemos tener la certeza de que nunca quedaremos decepcionados porque él incumpla alguna promesa (Isaías 49:23; Romanos 5:5).

12 Como indicamos anteriormente, la Biblia señala que la bondad amorosa de Jehová “es hasta tiempo indefinido” (Salmo 136:1). ¿En qué sentido? En primer lugar, porque su perdón de los pecados es definitivo. Ya vimos en el capítulo 26 que nunca saca a colación las transgresiones que haya perdonado a una persona. Dado que “todos [hemos] pecado y no alcanza[mos] a la gloria de Dios”, cada uno de nosotros debería agradecer que la bondad amorosa del Creador sea hasta tiempo indefinido (Romanos 3:23).

13 Pero esta cualidad también es hasta tiempo indefinido en otro sentido. La Biblia dice que el justo “ciertamente llegará a ser como un árbol plantado al lado de corrientes de agua, que da su propio fruto en su estación y cuyo follaje no se marchita, y todo lo que haga tendrá éxito” (Salmo 1:3). Imaginémonos un árbol frondoso cuyas hojas nunca se secan. De igual modo, si de veras nos deleitamos en la Palabra de Dios, llevaremos una vida larga, apacible y colmada de buenos frutos. Las bendiciones que Jehová concede lealmente a sus siervos fieles son eternas. En efecto, en el nuevo mundo de justicia que él instaurará, la humanidad obediente gozará de su bondad amorosa hasta tiempo indefinido (Revelación 21:3, 4).

Jehová “no dejará a los que le son leales”

14 El Altísimo ha demostrado vez tras vez su lealtad. Dado que es consecuente en todo, siempre es leal a sus siervos fieles. El salmista escribió: “Joven era yo, también he envejecido, y sin embargo no he visto a nadie justo dejado enteramente, ni a su prole buscando pan. Porque Jehová es amador de la justicia, y no dejará a los que le son leales” (Salmo 37:25, 28). Es cierto que merece que lo adoremos, pues es el Creador (Revelación 4:11). Aun así, como es leal, valora muchísimo nuestros actos fieles (Malaquías 3:16, 17).

15 Movido por su bondad amorosa, Jehová acude vez tras vez al auxilio de sus siervos cuando se encuentran en dificultades. El salmista nos dice: “Él está guardando las almas de los que le son leales; de la mano de los inicuos los libra” (Salmo 97:10). Pensemos en el trato que dio a la nación de Israel. Tras su milagrosa liberación a través del mar Rojo, los israelitas cantaron a Dios: “En tu bondad amorosa [“amor leal”, nota] has guiado al pueblo que has recobrado” (Éxodo 15:13). La liberación que efectuó en el mar Rojo fue una clara prueba de su amor leal. Moisés dijo más tarde a los israelitas: “No porque ustedes fueran el más populoso de todos los pueblos les mostró Jehová afecto de modo que los escogiera, porque eran el más pequeño de todos los pueblos. Antes bien, por amarlos Jehová, y por guardar la declaración jurada que había jurado a sus antepasados, Jehová los sacó con mano fuerte, para redimirlos de la casa de esclavos, de la mano de Faraón el rey de Egipto” (Deuteronomio 7:7, 8).

16 Claro, los israelitas, tomados como nación, no agradecieron la bondad amorosa del Creador, pues una vez liberados “siguieron pecando aún más contra él, rebelándose contra el Altísimo” (Salmo 78:17). En el transcurso de los siglos, se rebelaron en múltiples ocasiones, lo abandonaron y recurrieron a dioses falsos y prácticas paganas, que solo sirvieron para degradarlos. Pese a todo, él no rompió su pacto. Por el contrario, mediante el profeta Jeremías imploró a su pueblo: ‘Vuélvete, oh renegada Israel. No haré caer mi rostro airadamente sobre ustedes, porque soy leal’ (Jeremías 3:12). Pero, como vimos en el capítulo 25, la mayoría de ellos no se conmovieron, sino que “continuamente estuvieron burlándose de los mensajeros del Dios verdadero y despreciando sus palabras y mofándose de sus profetas”. ¿Cuáles fueron las consecuencias? Al final, “la furia de Jehová subió contra su pueblo, hasta que no hubo curación” (2 Crónicas 36:15, 16).

17 ¿Qué aprendemos de lo anterior? Que la lealtad de Dios no implica que sea ciego ni fácil de engañar. Ciertamente, él es “abundante en bondad amorosa” y se complace en mostrar misericordia siempre que hay base para ello. Ahora bien, ¿qué ocurre cuando un pecador resulta incorregible? En tal caso, Jehová se aferra a sus justas normas y dicta sentencia condenatoria. Como se indicó a Moisés, “de ninguna manera dará exención de castigo” (Éxodo 34:6, 7).

18 El castigo que reciben los malvados es en sí mismo prueba de la lealtad divina. ¿Cómo? Hallamos una indicación en las órdenes que da Jehová a siete ángeles en el libro de Revelación: “Vayan y derramen en la tierra los siete tazones de la cólera de Dios”. El tercero derrama el suyo “en los ríos y sobre las fuentes de las aguas”, que se convierten en sangre, y luego dice al Altísimo: “Tú, Aquel que eres y que eras, el Leal, eres justo porque has dictado estas decisiones, porque ellos derramaron la sangre de santos y de profetas, y tú les has dado a beber sangre. Lo merecen” (Revelación 16:1-6).

Fotos de siervos de Jehová que fueron fieles hasta la muerte: Bernard Luimes, Wolfgang Kusserow, Moses Nyamussua
Bernard Luimes (izquierda) y Wolfgang Kusserow (centro) fueron ejecutados por los nazis A Moses Nyamussua (derecha) lo mató a lanzazos una agrupación política

19 Observemos que, mientras entregaba el mensaje de juicio, el ángel llama a Jehová “el Leal”. ¿Por qué? Porque al destruir a los malvados muestra lealtad a sus siervos, muchos de los cuales han llegado a morir en la persecución. Él es leal y los conserva muy vivos en su memoria. Anhela volver a ver a estos fieles y, como confirma la Biblia, se propone recompensarlos con una resurrección (Job 14:14, 15). No olvida a sus siervos leales tan solo porque estén muertos. Por el contrario, “para él todos ellos viven” (Lucas 20:37, 38). El propósito de Dios de devolver la vida a quienes están en su memoria es una poderosa prueba de lealtad.

El amor leal de Jehová abre el camino a la salvación

Grupo feliz y variado de siervos fieles de Dios de la actualidad
Gracias a la lealtad de Jehová, todos sus siervos fieles abrigan una esperanza confiable para el futuro

20 En el transcurso de la historia, Jehová ha demostrado extraordinaria lealtad a los seres humanos fieles. De hecho, durante miles de años ha “toler[ado] con mucha y gran paciencia vasos de ira hechos a propósito para la destrucción”. ¿Con qué objeto? “A fin de dar a conocer las riquezas de su gloria sobre vasos de misericordia, que él preparó de antemano para gloria.” (Romanos 9:22, 23.) Tales “vasos de misericordia” son seres humanos con la debida disposición, ungidos por espíritu santo para ser coherederos con Cristo en su Reino (Mateo 19:28). Al abrir el camino a la salvación a estos vasos de misericordia, Dios fue leal a Abrahán, a quien había hecho esta promesa al establecer un pacto con él: “Mediante tu descendencia ciertamente se bendecirán todas las naciones de la tierra debido a que has escuchado mi voz” (Génesis 22:18).

21 Jehová manifiesta similar lealtad a “una gran muchedumbre” que tiene la perspectiva de salir de “la gran tribulación” y vivir eternamente en una tierra paradisíaca (Revelación 7:9, 10, 14). Aunque los siervos de Dios son imperfectos, él es leal con ellos y les brinda la oportunidad de vivir allí para siempre. ¿De qué manera? Valiéndose del rescate, su mayor demostración de lealtad (Juan 3:16; Romanos 5:8). Esta cualidad divina atrae a cuantos ansían la justicia (Jeremías 31:3). ¿No nos sentimos más cerca del Creador al ver la profunda lealtad que ha demostrado y va a demostrar? Dado que deseamos allegarnos a él, respondamos a su amor fortaleciendo nuestra resolución de servirle fielmente.

[Nota]

Es digno de señalar que el término que se traduce “lealtad” en 2 Samuel 22:26 se vierte “bondad amorosa” o “amor leal” en otros pasajes.

Preguntas para meditar

1 Samuel 24:1-22 Por su manera de tratar al rey Saúl, ¿cómo demostró David la clase de lealtad que valora Jehová?

Ester 3:7-9; 4:6-14 ¿Cómo actuó Ester con lealtad piadosa a favor de su pueblo, llegando incluso a arriesgar la vida?

Salmo 136:1-26 ¿Qué nos enseña este salmo sobre la bondad amorosa, o amor leal, de Jehová?

Abdías 1-4, 10-16 ¿De qué manera actuó Jehová por lealtad a su pueblo cuando castigó la conducta desleal de los edomitas?

[Preguntas del estudio]

 1, 2. ¿Por qué decimos que la deslealtad no era algo desconocido para David?

 3. ¿Qué confianza tenía David?

 4, 5. a) ¿Qué es la “lealtad”? b) ¿Qué diferencia hay en la Biblia entre la lealtad y la fidelidad?

 6. a) ¿Hasta qué grado es infrecuente la lealtad entre los seres humanos, y cómo indica este hecho la Biblia? b) ¿Cuál es la mejor manera de aprender lo que implica la lealtad, y por qué?

 7, 8. ¿En qué sentido puede decirse que solo Jehová es leal?

 9. ¿Cómo es Jehová “leal en todas sus obras”?

10. ¿Cómo manifiesta Jehová lealtad en lo que respecta a sus principios?

11. Dé ejemplos de la fidelidad de Jehová a sus promesas.

12, 13. ¿En qué sentidos dura “hasta tiempo indefinido” la bondad amorosa de Jehová?

14. ¿Cómo muestra Jehová a sus siervos gratitud por la lealtad que demuestran?

15. Explique cómo se destaca la lealtad de Jehová en el trato que dio a Israel.

16, 17. a) ¿Qué espantosa ingratitud manifestaron los israelitas, y, no obstante, cómo les mostró Jehová compasión? b) ¿De qué manera probaron la mayoría de los israelitas que ‘no había curación’ para ellos, y cómo nos sirve de amonestación este ejemplo?

18, 19. a) ¿En qué sentido es el castigo que reciben los malvados una prueba de la lealtad de Jehová? b) ¿Cómo demostrará Jehová que es leal a sus siervos que han muerto en la persecución?

20. ¿Quiénes son los “vasos de misericordia”, y cómo les muestra Jehová lealtad?

21. a) ¿Cómo muestra Jehová lealtad a “una gran muchedumbre” que tiene la perspectiva de salir de “la gran tribulación”? b) ¿A qué nos mueve la lealtad de Jehová?

[Ilustración de la página 281]

Aunque a la Luna se la llama testigo fiel, solo las criaturas inteligentes ofrecen un reflejo fidedigno de la lealtad de Jehová

[Ilustraciones de la página 287]

En muestra de lealtad, Jehová se acordará de quienes le han sido fieles hasta la muerte y los resucitará

Bernard Luimes (izquierda) y Wolfgang Kusserow (centro) fueron ejecutados por los nazis

A Moses Nyamussua (derecha) lo mató a lanzazos una agrupación política

[Ilustraciones de la página 288]

Gracias a la lealtad de Jehová, todos sus siervos fieles abrigan una esperanza confiable para el futuro