CONSTELACIÓN KESIL

(heb. kesíl, “estúpido”).

Aunque esta palabra se usa muchas veces en su primera acepción de “estúpido” (compárese con Sl 49:10; 92:6; Pr 1:22), en cuatro pasajes (Job 9:9; 38:31; Am 5:8; Isa 13:10 [en plural]) el contexto indica que se refiere a un cúmulo o grupo de estrellas.

Normalmente se cree que este término aplica a Orión, llamada también “El Cazador”, una constelación fácilmente visible y en la que se encuentran las estrellas gigantes Betelgeuse y Rigel. La Vulgata latina tradujo kesíl por “Orión” en Job 9:9 y Amós 5:8. La mayoría de las traducciones siguen a la Vulgata y consideran que kesíl se refiere a Orión. Los targumes antiguos y las versiones siriacas dicen “gigante”, lo que corresponde con el nombre árabe para la constelación Orión: gabbar, “El Fuerte” (su equivalente hebreo es: guib·bóhr).

El término se usa en Amós 5:8 en relación con la censura que se da a Israel por no buscar al Dios verdadero Jehová, el Hacedor de las constelaciones celestiales. En Isaías 13:9, 10 se usa el plural kesi·leh·hém (sus constelaciones de Kesil) en relación con el día de Jehová, cuando los tiranos altivos y orgullosos serán abatidos y los cuerpos celestes dejarán de despedir luz.