Beneficiémonos de la bondad amorosa de Jehová

“¿Quién es sabio? [...] [Se] mostrará atento para con los actos de bondad amorosa de Jehová.” (SALMO 107:43.)

HACE unos cuatro mil años, Lot, sobrino de Abrahán, dijo refiriéndose a Jehová: “Estás engrandeciendo tu bondad amorosa” (Génesis 19:19). Esta es la primera vez que aparece en la Biblia la expresión “bondad amorosa”. También hablaron de esta cualidad divina Jacob, Noemí, David y otros siervos de Dios (Génesis 32:10; Rut 1:8; 2 Samuel 2:6). De hecho, las expresiones “bondad amorosa” y “bondades amorosas” aparecen unas doscientas cincuenta veces en la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras. Pues bien, ¿qué es la bondad amorosa de Jehová? ¿A quién la mostró en el pasado, y cómo nos beneficiamos de ella en la actualidad?

2 En las Escrituras, “bondad amorosa” traduce un vocablo hebreo tan rico en significado, que la mayoría de los idiomas no son capaces de expresar con exactitud su sentido pleno con una única palabra. De ahí que “amor”, “misericordia” y “fidelidad” no transmitan todos sus matices. En cambio, la traducción “bondad amorosa” es más abarcadora y comunica gran parte del sentido del vocablo hebreo. La Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras (con referencias) da acertadamente como otra traducción “amor leal” (Éxodo 15:13; Salmo 5:7, nota).

No es lo mismo que el amor y la lealtad

3 La bondad amorosa, o amor leal, está íntimamente relacionada con el amor y la lealtad, pese a lo cual difiere de estas cualidades en algunos aspectos importantes. Veamos la diferencia entre la bondad amorosa y el amor. Este último es un sentimiento que puede expresarse hacia cosas o conceptos. La Biblia habla del que “ama el vino y el aceite” y del que “ama la sabiduría” (Proverbios 21:17; 29:3). En cambio, la bondad amorosa se dirige a las personas, no a los conceptos ni a los objetos inanimados. Por ejemplo, cuando Éxodo 20:6 dice que Jehová “ejerce bondad amorosa para con la milésima generación”, se refiere a personas.

4 El término hebreo vertido “bondad amorosa” también es más abarcador que la palabra lealtad. En algunos idiomas, el vocablo correspondiente a lealtad suele emplearse para designar la relación de un subordinado respecto a su superior. Pero como señala una investigadora, en el contexto bíblico “es más frecuente que la bondad amorosa se refiera a la relación inversa: el poderoso es leal al débil, al necesitado”. Por tanto, el rey David podía hacer esta petición a Jehová: “De veras haz brillar tu rostro sobre tu siervo. Sálvame en tu bondad amorosa” (Salmo 31:16). A Jehová (el poderoso) se le pide que muestre bondad amorosa, o amor leal, al necesitado (David). Puesto que el necesitado no tiene ninguna autoridad sobre el poderoso, este manifiesta bondad amorosa por voluntad propia, no por obligación.

5 “¿Quién es sabio? —preguntó el salmista—. [...] [Se] mostrará atento para con los actos de bondad amorosa de Jehová.” (Salmo 107:43.) La bondad amorosa de Dios puede liberar y conservar con vida a Sus siervos (Salmo 6:4; 119:88, 159). Es una protección, y contribuye al alivio de los problemas (Salmo 31:16, 21; 40:11; 143:12). Gracias a esta cualidad, es posible recobrarse del pecado (Salmo 25:7). Mediante el examen de algunos relatos y de ciertos textos bíblicos, veremos: 1) que Jehová expresa su bondad amorosa mediante actos concretos y 2) cómo son objeto de dicha bondad sus siervos fieles.

Una expresión de la bondad amorosa: la liberación

6 La mejor manera de determinar el alcance de la bondad amorosa de Jehová tal vez sea examinar relatos bíblicos en los que se resalta esta cualidad. En Génesis 14:1-16 se narra que Lot, sobrino de Abrahán, fue llevado cautivo por fuerzas enemigas, pero Abrahán lo rescató. La vida de Lot volvió a verse amenazada cuando Jehová decidió destruir la perversa ciudad de Sodoma, donde residían él y su familia (Génesis 18:20-22; 19:12, 13).

7 Inmediatamente antes de la destrucción de la ciudad, los ángeles de Jehová acompañaron a Lot y su familia fuera de ella. Entonces, Lot dijo: “Tu siervo ha hallado favor a tus ojos de modo que estás engrandeciendo tu bondad amorosa, la cual has ejercido conmigo para conservar viva mi alma” (Génesis 19:16, 19). Con estas palabras reconoció que Jehová había demostrado extraordinaria bondad amorosa al rescatarlo. En este caso, Dios manifestó dicha cualidad mediante la liberación de este hombre justo y la conservación de su vida (2 Pedro 2:7).

La bondad amorosa de Jehová y la guía que él proporciona

8 En el capítulo 24 de Génesis leemos un pasaje en el que se pone de relieve otra expresión de la bondad amorosa, o amor leal, de Dios. Allí se relata que Abrahán encargó a su siervo que fuera al país de sus parientes con objeto de hallar una esposa para su hijo Isaac (Gé 24 versículos 2-4). Era una tarea difícil, pero Abrahán aseguró al servidor que el ángel de Jehová lo guiaría (Gé 24 versículo 7). Por fin el siervo llegó a un pozo situado a las afueras de “la ciudad de Nacor” (bien Harán o un lugar cercano), justo cuando se acercaban unas mujeres para sacar agua (Gé 24 versículos 10, 11). Cuando las vio aproximarse, se dio cuenta de que había llegado el momento crucial de su misión. Ahora bien, ¿cómo sabría cuál era la mujer adecuada?

9 Consciente de que necesitaba la ayuda divina, el servidor hizo esta oración: “Jehová, el Dios de mi amo Abrahán, haz que suceda, por favor, ante mí en este día, y ejecuta bondad amorosa para con mi amo Abrahán” (Gé 24 versículo 12). ¿Cómo expresaría Jehová su bondad amorosa? El servidor pidió una señal inequívoca que le permitiera reconocer a la joven que Dios había escogido (Gé 24 versículos 13, 14). Una de ellas hizo exactamente lo que él había solicitado a Jehová. Parecía como si la joven hubiese escuchado su oración (Gé 24 versículos 15-20). Atónito, el servidor “se quedó mirándola con fijeza, admirado”. No obstante, aún había que determinar algunos detalles fundamentales. ¿Era pariente de Abrahán esta hermosa mujer? ¿Estaba soltera todavía? De modo que el servidor guardó “silencio para saber si Jehová había dado éxito a su viaje o no” (Gé 24 versículos 16, 21).

10 Poco después, la joven se identificó como “la hija de Betuel el hijo de Milcá, que ella le dio a luz a Nacor [el hermano de Abrahán]” (Génesis 11:26; 24:24). En ese momento, el siervo se dio cuenta de que Jehová había contestado su oración. Conmovido, se postró y dijo: “Bendito sea Jehová el Dios de mi amo Abrahán, que no ha abandonado su bondad amorosa y su confiabilidad para con mi amo. Estando yo en camino, Jehová me ha guiado a la casa de los hermanos de mi amo” (Gé 24 versículo 27). Al guiar al servidor, Dios mostró bondad amorosa al amo de este, Abrahán.

La bondad amorosa de Dios alivia y protege

11 Repasemos a continuación el capítulo 39 de Génesis, el cual tiene como protagonista a José, un bisnieto de Abrahán que fue vendido como esclavo y llevado a Egipto. No obstante, “Jehová resultó estar con José” (Gé 39 versículos 1, 2). De hecho, hasta su amo egipcio, Potifar, llegó a la conclusión de que Jehová lo respaldaba (Gé 39 versículo 3). Sin embargo, José se enfrentó a pruebas muy graves. Se le acusó falsamente de agresión sexual contra la esposa de Potifar, por lo que se le encarceló (Gé 39 versículos 7-20). Fue en “el hoyo carcelario” donde “con grilletes afligieron sus pies, en hierros entró su alma” (Génesis 40:15; Salmo 105:18).

12 ¿Qué ocurrió durante esa prueba especialmente dura? “Jehová continuó con José y siguió extendiéndole bondad amorosa.” (Gé 39 Versículo 21a.) Un acto concreto de bondad amorosa dio inicio a una serie de sucesos que a la larga lo aliviaron de sus sufrimientos. Jehová le otorgó “hallar favor a los ojos del oficial principal de la casa de encierro” (Gé 39 versículo 21b). Como consecuencia, este funcionario le dio un puesto de responsabilidad (Gé 39 versículo 22). Luego, José conoció al hombre que con el tiempo hablaría de él a Faraón, el rey de Egipto (Génesis 40:1-4, 9-15; 41:9-14). Este, a su vez, lo nombró segundo gobernante del país, lo que resultó en que llevara a cabo una labor salvadora cuando el hambre azotó la tierra egipcia (Génesis 41:37-55). Los sufrimientos de José comenzaron cuando tenía 17 años, y duraron más de doce (Génesis 37:2, 4; 41:46). Pero durante todo ese período de angustia y aflicción, Jehová Dios le manifestó bondad amorosa protegiéndolo del desastre total y conservándolo con vida para que desempeñara una función privilegiada en el propósito divino.

La bondad amorosa de Dios nunca falla

13 Jehová expresó su bondad amorosa a los israelitas como pueblo en repetidas ocasiones. El Salmo 136 dice que, en su bondad amorosa, les concedió liberación (Sl 136 versículos 10-15), guía (Sl 136 versículo 16) y protección (Sl 136 versículos 17-20). También mostró esta cualidad a algunos individuos en particular. Nosotros manifestamos bondad amorosa a otras personas cuando realizamos acciones voluntarias a fin de satisfacer una necesidad fundamental. Una obra de consulta bíblica hace este comentario sobre la bondad amorosa: “Es un acto que conserva y fomenta la vida. Es una intervención en favor de quien sufre infortunio o angustia”. Un especialista señala que es “amor traducido en acciones”.

14 Los relatos de Génesis que hemos repasado indican que Jehová nunca deja de mostrar bondad amorosa a quienes lo aman. Lot, Abrahán y José vivieron en circunstancias diferentes e hicieron frente a pruebas distintas. Eran hombres imperfectos, pero también eran siervos aprobados de Jehová, y necesitaban Su ayuda. Nos reconforta el que nuestro amoroso Padre celestial demostrara bondad amorosa a esas personas.

15 Lot tomó algunas decisiones imprudentes que le acarrearon dificultades (Génesis 13:12, 13; 14:11, 12). Pero también manifestó cualidades encomiables. Cuando dos ángeles de Dios llegaron a Sodoma, los acogió con hospitalidad (Génesis 19:1-3). Con fe advirtió a sus yernos que era inminente la destrucción de la ciudad (Génesis 19:14). En 2 Pedro 2:7-9 encontramos la opinión de Dios sobre este hombre: “[Jehová] libró al justo Lot, a quien angustiaba sumamente la entrega de la gente desafiadora de ley a la conducta relajada —porque aquel hombre justo, por lo que veía y oía mientras moraba entre ellos de día en día, atormentaba su alma justa a causa de los hechos desaforados de ellos—, Jehová sabe librar de la prueba a personas de devoción piadosa”. En efecto, Lot era un hombre justo y, como se deduce de las palabras del apóstol, era una persona de devoción piadosa. Igual que él, nosotros disfrutamos de la bondad amorosa de Dios al efectuar “actos santos de conducta y hechos de devoción piadosa” (2 Pedro 3:11, 12).

16 El relato del capítulo 24 de Génesis no deja lugar a dudas sobre la relación de Abrahán con Dios. El primer versículo dice que este “había bendecido a Abrahán en todo”. El siervo de aquel patriarca llamaba a Jehová “el Dios de mi amo Abrahán” (Gé 24 versículos 12, 27). Y el discípulo Santiago menciona que Abrahán fue “declarado justo” y “vino a ser llamado ‘amigo de Jehová’” (Santiago 2:21-23). Muy parecido es el caso de José. En todo el capítulo 39 de Génesis se hace hincapié en la estrecha relación entre él y Jehová (Gé 39 versículos 2, 3, 21, 23). Además, el discípulo Esteban afirmó sobre José: “Dios estaba con él” (Hechos 7:9).

17 Todas estas personas de las que acabamos de hablar y que fueron objeto de la bondad amorosa de Jehová Dios tenían una buena relación con él y cumplieron Su propósito de diversas maneras. Se enfrentaron a obstáculos que no habrían podido superar por sí solos. Había varios factores en juego: la vida de Lot, la continuación del linaje de Abrahán y el papel que José iba a desempeñar en el futuro. Solo Jehová podía satisfacer las necesidades de estos hombres piadosos, y lo hizo interviniendo con hechos de bondad amorosa. Para experimentar por siempre esta cualidad de Jehová Dios, nosotros también debemos tener una relación estrecha con él, además de seguir cumpliendo su voluntad (Esdras 7:28; Salmo 18:50).

Dios favorece a sus siervos

18 La bondad amorosa de Jehová “ha llenado la tierra”, y nosotros estamos muy agradecidos por esta cualidad divina (Salmo 119:64). Respondemos de todo corazón a esta frase que repite el salmista: “Oh, dense gracias a Jehová por su bondad amorosa, y por sus maravillosas obras para con los hijos de los hombres” (Salmo 107:8, 15, 21, 31). Nos alegramos de que Dios tenga bondad amorosa con sus siervos aprobados, bien a nivel individual o colectivo. El profeta Daniel llamó en oración a Jehová “el Dios verdadero, el Grande e Inspirador de temor, que guarda el pacto y la bondad amorosa a los que lo aman y a los que guardan sus mandamientos” (Daniel 9:4). El rey David pidió en oración: “Continúa tu bondad amorosa a los que te conocen” (Salmo 36:10). Nos llena de gratitud el hecho de que Dios exprese bondad amorosa a sus siervos (1 Reyes 8:23; 1 Crónicas 17:13).

19 Verdaderamente, los siervos de Jehová somos muy favorecidos. Además de beneficiarnos del amor que Dios tiene a la humanidad en general, gozamos de bendiciones especiales como resultado de la bondad amorosa, o el amor leal, de nuestro Padre celestial (Juan 3:16). Nos beneficiamos de esta inestimable cualidad de Jehová sobre todo en momentos de necesidad (Salmo 36:7). Ahora bien, ¿cómo podemos imitar la bondad amorosa de Jehová Dios? ¿Tenemos cada uno de nosotros esta sobresaliente virtud? Estas y otras preguntas relacionadas se analizarán en el próximo artículo.

¿Recuerda?

• ¿De qué otra manera se traduce en la Biblia “bondad amorosa”?

• ¿En qué se diferencia la bondad amorosa del amor y de la lealtad?

• ¿Cómo demostró Jehová bondad amorosa a Lot, Abrahán y José?

• ¿Qué nos garantizan las expresiones de bondad amorosa de Jehová?

[Preguntas del estudio]

 1. ¿Cuándo se utilizó por primera vez en la Biblia la expresión “bondad amorosa”, y qué preguntas analizaremos respecto a esta cualidad?

 2. ¿Por qué es tan difícil definir el término hebreo traducido “bondad amorosa”, y cuál es otra traducción acertada de ese vocablo?

 3. ¿En qué difiere la bondad amorosa del amor?

 4. ¿En qué difiere la bondad amorosa de la lealtad?

 5. a) ¿Qué características de la bondad amorosa de Dios se resaltan en Su Palabra? b) ¿Qué expresiones de la bondad amorosa de Jehová analizaremos?

 6, 7. a) ¿Cómo engrandeció Jehová su bondad amorosa en el caso de Lot? b) ¿Cuándo mencionó Lot la bondad amorosa de Jehová?

 8, 9. a) ¿Cuál fue la misión del siervo de Abrahán? b) ¿Por qué oró a Dios el servidor pidiéndole su bondad amorosa, y qué sucedió mientras lo hacía?

10. ¿Por qué llegó el servidor de Abrahán a la conclusión de que Jehová había mostrado bondad amorosa a su amo?

11, 12. a) ¿Qué pruebas estaba atravesando José cuando experimentó la bondad amorosa de Jehová? b) ¿Cómo expresó Dios su bondad amorosa en el caso de José?

13. a) ¿Qué expresiones de la bondad amorosa de Jehová encontramos en el Salmo 136? b) ¿Qué es, en realidad, la bondad amorosa?

14, 15. ¿Por qué estamos seguros de que Lot era un siervo aprobado de Dios?

16. ¿En qué términos favorables se expresa la Biblia tocante a Abrahán y José?

17. ¿Qué aprendemos de los ejemplos de Lot, Abrahán y José?

18. ¿Qué indican varios textos bíblicos sobre la bondad amorosa de Jehová?

19. ¿Qué preguntas se analizarán en el próximo artículo?

[Ilustración de la página 13]

¿Sabe cómo mostró Dios bondad amorosa a Lot?

[Ilustraciones de la página 15]

En su bondad amorosa, Jehová guió al siervo de Abrahán

[Ilustraciones de la página 16]

Jehová expresó bondad amorosa protegiendo a José