La Palabra de Jehová es viva

Puntos sobresalientes del libro de Marcos

ES EL más corto de los cuatro Evangelios. Lo escribió Juan Marcos unos treinta años después de la muerte y resurrección de Cristo, y constituye una crónica ágil y llena de acción de los tres años y medio que duró el ministerio de Jesús.

Dirigido al parecer a los gentiles, en particular a los romanos, el libro se centra más en lo que Jesús hizo que en lo que enseñó, y lo presenta como el Hijo de Dios que hace milagros y lleva a cabo una dinámica campaña de predicación. Prestar atención a lo que dice el Evangelio de Marcos fortalecerá nuestra fe en el Mesías y nos motivará a predicar con entusiasmo el mensaje de Dios (Heb. 4:12).

EL EXTRAORDINARIO MINISTERIO EN GALILEA

En solo catorce versículos, Marcos relata la obra de Juan el Bautista y lo que sucedió durante los cuarenta días que Jesús pasó en el desierto. Luego inicia una emocionante descripción del ministerio de Jesús en Galilea. El empleo repetido de la palabra inmediatamente confiere un tono de urgencia a la narración (Mar. 1:10, 12).

En menos de tres años, Jesús efectúa tres campañas de predicación en Galilea. Marcos presenta la mayor parte del relato en orden cronológico, y omite tanto el Sermón del Monte como muchos de los discursos más largos de Jesús.

Respuestas a preguntas bíblicas:

1:15. ¿A qué se refería Jesús cuando dijo que se había cumplido “el tiempo señalado”? Jesús quiso decir que se había cumplido el tiempo señalado para que comenzara su ministerio. Puesto que él estaba presente como el futuro rey que Jehová había elegido, podía afirmar que el Reino de Dios se había acercado. Las personas sinceras que se sintieran motivadas por su predicación podrían entonces dar pasos para obtener la aprobación divina.

1:44; 3:12; 7:36. ¿Por qué no quería Jesús que se dieran a conocer sus milagros? Él no quería que las personas llegaran a conclusiones basadas en informes sensacionalistas o posiblemente distorsionados. Más bien, quería que comprobaran por sí mismas que él era el Cristo y que tomaran su decisión en consecuencia (Isa. 42:1-4; Mat. 8:4; 9:30; 12:15-21; 16:20; Luc. 5:14). Hizo una excepción en el caso del hombre del país de los gerasenos que había estado endemoniado, a quien curó y ordenó que fuera a contárselo a sus parientes. A Jesús le habían pedido que abandonara aquella región, por eso tuvo muy poco contacto, si acaso alguno, con sus habitantes. La presencia y el testimonio de un hombre al que Jesús había curado podrían servir para contrarrestar cualquier comentario negativo sobre la pérdida de la piara de cerdos (Mar. 5:1-20; Luc. 8:26-39).

2:28. ¿Por qué se llama a Jesús “Señor hasta del sábado”? El apóstol Pablo escribió que “la Ley tiene una sombra de las buenas cosas por venir” (Heb. 10:1). Tal como estipulaba la Ley, el sábado venía al cabo de seis días de trabajo, y Jesús realizó muchas de sus curaciones en sábado. Aquello prefiguró el descanso pacífico y otras bendiciones que la humanidad disfrutará bajo el Reinado de Mil Años de Cristo una vez termine la opresiva dominación de Satanás. Por lo tanto, el Rey de ese Reino es también “Señor del sábado” (Mat. 12:8; Luc. 6:5).

3:5; 7:34; 8:12. ¿Cómo pudo Marcos conocer detalles relativos a los sentimientos de Jesús? Marcos no era uno de los doce apóstoles ni tampoco un amigo íntimo de Jesús. Según la tradición antigua, obtuvo buena parte de la información de su gran amigo, el apóstol Pedro (1 Ped. 5:13).

6:51, 52. ¿Cuál era “el significado de los panes” que los discípulos no captaron? Apenas unas horas antes, Jesús había alimentado con solo cinco panes y dos pescados a 5.000 hombres, además de mujeres y niños. “El significado de los panes” que los discípulos deberían haber captado en aquella ocasión era que Jehová Dios le había dado poder a Jesús para realizar milagros (Mar. 6:41-44). Si hubieran entendido la magnitud del poder que Jesús había recibido, no se habrían sorprendido tanto cuando caminó milagrosamente sobre el agua.

8:22-26. ¿Por qué le devolvió Jesús la vista al ciego en dos etapas? Es probable que lo hiciera por consideración al hombre. El ciego llevaba mucho tiempo acostumbrado a la oscuridad, y recuperar la vista de forma gradual posiblemente le permitiera ir adaptándose al brillo de la luz solar.

Lecciones para nosotros:

2:18; 7:11; 12:18; 13:3. Marcos habla de costumbres, expresiones, creencias y lugares tal vez poco conocidos para los lectores que no fueran judíos. Aclara que los fariseos “practicaban el ayuno”, que corbán es “una dádiva dedicada a Dios”, que los saduceos decían que “no hay resurrección”, y que el templo estaba “a la vista” desde “el monte de los Olivos”. Puesto que la genealogía del Mesías posiblemente interesara solo a los judíos, ni siquiera la menciona. Marcos nos pone así un ejemplo. Debemos tomar en consideración los antecedentes de las personas cuando estemos predicando o pronunciando discursos en las reuniones de congregación.

3:21. Los parientes de Jesús no eran creyentes. Por lo tanto, él comprende cómo se sienten quienes debido a su fe reciben oposición o burlas de sus familiares incrédulos.

3:31-35. Al bautizarse, Jesús se convirtió en Hijo espiritual de Dios, y “la Jerusalén de arriba” llegó a ser su madre (Gál. 4:26). A partir de ese momento, Jesús sintió más cariño y afecto por sus discípulos que por sus parientes carnales. Esto nos enseña a poner los intereses espirituales en primer lugar en nuestra vida (Mat. 12:46-50; Luc. 8:19-21).

8:32-34. Deberíamos reconocer y rechazar rápidamente cualquier muestra de bondad equivocada por parte de otros. El discípulo de Cristo tiene que estar preparado para “repud[iarse] a sí mismo”, es decir, negarse a sí mismo rechazando sus deseos y ambiciones egoístas. Ha de estar dispuesto a “tom[ar] su madero de tormento”, es decir, a sufrir si fuera necesario, pasar vergüenza, ser perseguido e incluso asesinado, por ser cristiano. Y debe seguir “de continuo” a Jesús viviendo tal como él lo hizo. Si queremos ser discípulos de Cristo, hemos de desarrollar y mantener un espíritu de sacrificio semejante al suyo (Mat. 16:21-25; Luc. 9:22, 23).

9:24. No deberíamos avergonzarnos de hablar de nuestra fe ni de pedir que se nos conceda más fe (Luc. 17:5).

EL ÚLTIMO MES

Hacia finales del año 32 de nuestra era, Jesús llega a “los términos [o fronteras] de Judea y al otro lado del Jordán”, y de nuevo las muchedumbres vienen a él (Mar. 10:1). Después de predicar allí, se dirige hacia Jerusalén.

El 8 de Nisán, Jesús se encuentra en Betania. Está reclinado a la mesa cuando una mujer se le acerca y derrama aceite perfumado sobre su cabeza. Lo que sucede desde la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén hasta su resurrección se describe en orden cronológico.

Respuestas a preguntas bíblicas:

10:17, 18. ¿Por qué corrigió Jesús al hombre que lo llamó “Buen Maestro”? Al negarse a aceptar dicho título halagador, Jesús dirigió la gloria a Jehová y mostró que el Dios verdadero es la fuente de todas las cosas buenas. Además, Jesús llamó la atención sobre una verdad fundamental: que el Creador de todo, Jehová Dios, es el único que tiene el derecho a establecer las normas respecto a lo que es bueno o malo (Mat. 19:16, 17; Luc. 18:18, 19).

14:25. ¿Qué quiso dar a entender Jesús cuando dijo a sus apóstoles fieles: “De ningún modo beberé yo más del producto de la vid hasta aquel día en que lo beba nuevo en el reino de Dios”? Jesús no estaba diciendo que hubiera vino literal en los cielos. No obstante, puesto que el vino a veces es símbolo de regocijo, Jesús se refería al gozo que iba a sentir cuando estuviera en el Reino con sus discípulos resucitados (Sal. 104:15; Mat. 26:29).

14:51, 52. ¿Quién era el joven que “se escapó desnudo”? Marcos es el único que menciona este incidente, por lo que es razonable llegar a la conclusión de que hablaba de sí mismo.

15:34. ¿Mostró Jesús falta de fe cuando dijo: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”? De ninguna manera. Aunque no sabemos con certeza cuáles fueron los motivos de Jesús para decir esto, sus palabras indican que comprendía que Jehová había retirado su protección a fin de que se pusiera a prueba por completo la integridad de su Hijo. También es posible que lo dijera porque quería cumplir con lo que Salmo 22:1 predijo respecto a él (Mat. 27:46).

Lecciones para nosotros:

10:6-9. El propósito de Dios es que los cónyuges permanezcan juntos. Por lo tanto, en vez de recurrir enseguida al divorcio, la pareja debe esforzarse por poner en práctica los principios bíblicos para superar cualquier dificultad que surja en su matrimonio (Mat. 19:4-6).

12:41-44. El ejemplo de la viuda pobre nos enseña que debemos ser generosos al apoyar la adoración verdadera.

[Ilustración de la página 29]

¿Por qué le dijo Jesús a este hombre que contara a sus parientes todo lo que le había ocurrido?