¿Cuándo se escribió la Biblia?

La Biblia es un libro excepcional. Más de 3.000 millones de personas la consideran sagrada. Es la obra más vendida de todos los tiempos, con 6.000 millones de ejemplares impresos (completa o en parte) en más de 2.400 idiomas.

AUNQUE la Biblia es la obra más leída de la historia, circulan muchas teorías sobre cuándo se escribió, en especial la sección de las Escrituras Hebreas, o Antiguo Testamento. Quizá usted haya leído artículos o libros que exponen estas teorías, o haya visto a eruditos explicarlas en algún documental. He aquí algunos ejemplos de tales ideas.

“Los libros de la Biblia se escribieron en su mayoría entre los siglos VIII y VI antes de nuestra era, es decir, en el período comprendido entre los profetas Isaías y Jeremías.”

“En los últimos doscientos años, los biblistas en general han asumido que la Biblia Hebrea fue escrita y revisada principalmente en los períodos persa y helenístico (entre los siglos V y II antes de nuestra era).”

“Todos los textos de la Biblia Hebrea en su forma actual datan de la época helenística (de fechas tan tardías como los siglos II y I [antes de Cristo]).”

¿Cómo debe ver estos comentarios contradictorios el cristiano que cree que “toda Escritura es inspirada de Dios”? (2 Timoteo 3:16.) Antes de responder, veamos las dos versiones del asunto.

Qué indica la Biblia

La Biblia Hebrea —es decir, las Escrituras Hebreas— contiene numerosas referencias cronológicas que indican que los primeros libros se escribieron en vida de Moisés y Josué, hace tres mil quinientos años.* Después se añadieron escritos de Samuel, David, Salomón y otros, en el siglo XI antes de Cristo. A estos les siguieron, desde el siglo IX hasta el V, libros históricos, poéticos y proféticos.

A excepción del libro de Ester, se han hallado copias o fragmentos de todos estos libros bíblicos entre los Rollos del mar Muerto. La datación con carbono 14 (el carbono radiactivo) y la paleografía (ciencia que estudia los documentos antiguos) confirman que los rollos más antiguos se escribieron entre los años 200 y 100 antes de nuestra era.

Qué dicen los críticos

La afirmación que hace la Biblia de que fue inspirada por Dios hace que muchos críticos cuestionen su antigüedad. En su libro The Old Testament Documents (Los documentos del Antiguo Testamento), el profesor Walter C. Kaiser, hijo, reproduce la opinión de estos críticos: “El texto [bíblico] miente porque alega ser de origen divino, narra milagros y habla de Dios”. Los eruditos de mentalidad laica sostienen que la Biblia debe examinarse con la misma mira crítica con que se analiza cualquier otro libro.

En una época se usó la teoría evolucionista de Darwin para explicar que las religiones pasaron de simples a complejas: del animismo al politeísmo y luego al monoteísmo. Como los primeros libros de la Biblia describen una religión monoteísta, hay quienes concluyen que debieron de escribirse mucho después de lo que se dice.

La crítica bíblica ha adoptado muchas formas desde entonces. Por ejemplo, un diccionario actual del Antiguo Testamento contiene entradas sobre crítica textual, crítica histórica, crítica literaria o narrativa, historia de la crítica del Pentateuco, crítica de las fuentes y crítica de las tradiciones históricas.

Aunque existen opiniones divergentes sobre la datación de los libros bíblicos, muchos especialistas apoyan la hipótesis del profesor Richard E. Friedman, quien escribe: “Los antiguos redactaron escritos legales, poéticos y narrativos a lo largo de muchos siglos. Más tarde, otros escritores se basaron en estas fuentes para dar forma a la Biblia”.

El libro Faith, Tradition, and History (Fe, tradición e historia) expone diversas opiniones críticas de la Biblia. No obstante, admite: “Pese a que los eruditos comparten un total escepticismo en la Escritura y una extrema confianza en sus propias teorías, son muy críticos entre sí”.

En defensa de lo que indica la Biblia

Los primeros libros de la Biblia se escribieron sobre materiales perecederos. No es realista, por tanto, esperar que un día se encuentren los ejemplares originales —ni siquiera copias tempranas— de los escritos de Moisés, Josué, Samuel o David. Aun así, podemos estudiar las pruebas históricas indirectas, las cuales señalan que es razonable aceptar las fechas que marca la Biblia, como hacen algunos investigadores y arqueólogos reputados. ¿Adónde apuntan dichas pruebas? Veamos.

¿Existía la escritura en el Oriente Medio hace tres mil quinientos años, cuando, como dice la Biblia, vivieron Moisés y Josué? Tanto en Mesopotamia como en Egipto se escribían textos históricos, religiosos, legales y literarios. ¿Qué puede decirse de los escritos de Moisés y otros israelitas? Un diccionario bíblico (Dictionary of the Old Testament: Pentateuch) responde: “No tenemos razón para dudar de la existencia de la literatura en el Canaán de la Edad del Bronce tardía [entre 1550 y 1200 antes de Cristo]”. Y añade: “Desde el punto de vista de la escritura antigua, no hay razón para negar que Moisés haya sido el autor de los textos que se le atribuyen ni para dudar de la antigüedad del resto de la Biblia” (Éxodo 17:14; 24:4; 34:27, 28; Números 33:2; Deuteronomio 31:24).

¿Consultaron los escritores de la Biblia otras fuentes? Así es. Algunos aluden a libros que quizá fueron documentos de estado, registros genealógicos, obras históricas y documentos familiares y tribales (Números 21:14; Josué 10:13; 2 Samuel 1:18; 1 Reyes 11:41; 2 Crónicas 32:32).

¿Por qué no se han hallado documentos bíblicos anteriores a los Rollos del mar Muerto? La revista Biblical Archaeology Review explica: “Los documentos de papiro y piel —materiales que se descomponen con la humedad— solo han sobrevivido en las zonas más áridas de Palestina, como la que rodea el mar Muerto. Por lo tanto, que no se hayan encontrado no quiere decir que no hayan existido”. De hecho, se han descubierto cientos de bulas (impresiones) de arcilla que se emplearon para sellar documentos. El fuego o la humedad han acabado con el papiro y la piel, pero quedan las bulas, fechadas entre los siglos IX y V antes de Cristo.

¿Cómo se conservaron los manuscritos bíblicos? El libro The Bible as It Was (La Biblia tal cual era) argumenta: “Las historias, leyes, profecías y salmos que hoy son parte de la Biblia deben de haberse copiado cientos de veces, incluso durante el período bíblico. [...] Si se copiaron tantas veces es porque estaban en constante uso; eran parte de la vida diaria. [...] Nadie se tomaría la molestia de copiarlos para nada” (Deuteronomio 17:18; Proverbios 25:1).

Esto implica que los primeros libros fueron copiados en el transcurso de casi mil quinientos años, hasta el siglo I de nuestra era. En el proceso se “modernizaron formas gramaticales y ortográficas arcaicas, una costumbre generalizada en el antiguo Oriente Próximo”, según el libro On the Reliability of the Old Testament (Sobre la confiabilidad del Antiguo Testamento).* Este comentario resta credibilidad a la crítica que se basa en las formas y los estilos de los textos.

¿Cuándo se escribió la Biblia?

¿Sería lógico insistir en que la ausencia de manuscritos del tiempo de Moisés, Josué, Samuel y otros demuestra que los libros bíblicos no se originaron en fechas tan tempranas? Muchos expertos concuerdan en que la inexistencia de pruebas no es prueba de su inexistencia. Siendo realistas, ¿cuántos escritos en materiales perecederos podrían haberse conservado? El egiptólogo Kenneth A. Kitchen llegó a la conclusión de que casi todos los papiros egipcios anteriores a la época grecorromana se han perdido.

Quienes respetan la Biblia quizá se pregunten: “¿Cómo veía Jesús el asunto?”. En su tiempo, nadie se preocupaba por fechar los libros. Jesús, al igual que los judíos en general, aceptó los datos cronológicos contenidos en las Escrituras. ¿Aceptó también la autoría de los primeros libros bíblicos?

Jesús aludió a los escritos de Moisés varias veces. Por ejemplo, mencionó “el libro de Moisés” (Marcos 12:26; Juan 5:46) e hizo referencia a relatos de Génesis (Mateo 19:4, 5; 24:37-39), Éxodo (Lucas 20:37), Levítico (Mateo 8:4), Números (Mateo 12:5) y Deuteronomio (Mateo 18:16). Además declaró: “Todas las cosas escritas en la ley de Moisés y en los Profetas y en los Salmos acerca de mí tenían que cumplirse” (Lucas 24:44). Si reconocía la autoría de Moisés y otros escritores, sin duda aceptaba la exactitud de las indicaciones cronológicas de las Escrituras Hebreas.

Entonces, ¿cuándo se escribió la Biblia? ¿Son confiables sus datos cronológicos? Hemos visto tanto lo que opinan muchos críticos como datos de la propia Biblia, pruebas históricas indirectas y el punto de vista de Jesús. ¿Qué respuesta dará usted? ¿Estará en armonía con las palabras que Jesús le dirigió a su Padre, Jehová: “Tu palabra es la verdad”? (Juan 17:17.)

[Notas]

Para un estudio detallado de la cronología bíblica, véanse las páginas 584 a 604 de la obra Perspicacia para comprender las Escrituras, volumen 1, editada por los testigos de Jehová.

Véase el artículo “Los antiguos escribas y la Palabra de Dios” en La Atalaya del 15 de marzo de 2007, páginas 18 a 20.

[Ilustraciones de las páginas 20 a 23]

(Para ver el texto en su formato original, consulte la publicación)

(La línea cronológica indica los años aproximados en que se escribieron los libros bíblicos)

2000 a.e.c.

1800

[Ilustración]

Los escribas egipcios utilizaron la escritura antes del tiempo de Moisés

[Reconocimiento]

© DeA Picture Library / Art Resource, NY

1600

[Ilustración]

Moisés terminó de escribir el Génesis en 1513 antes de la era común (a.e.c.) sobre materiales perecederos

Génesis 1513 a.e.c.

Josué

1400

1200

Samuel

1000 a.e.c.

[Ilustración]

Aún se conservan cientos de bulas de arcilla

(entre 900 y 500 antes de nuestra era)

Jonás

800

Isaías

600

Jeremías

Daniel

[Ilustración]

Papiro doblado, atado con un cordel y sellado con arcilla

(datado en 449 antes de nuestra era)

[Reconocimiento]

Brooklyn Museum, legado de Theodora Wilbour perteneciente a la colección de su padre, Charles Edwin Wilbour

400

200

[Ilustración]

Los Rollos del mar Muerto se conservaron envueltos en lino dentro de tinajas de barro. Son los manuscritos bíblicos más antiguos que se han hallado

(entre 200 y 100 antes de nuestra era)

[Reconocimiento]

Santuario del Libro, foto © The Israel Museum (Jerusalén)