Lunes 10 de marzo

Salomón empezó a hacer lo que era malo a los ojos de Jehová (1 Rey. 11:6).

Por desgracia, el rey Salomón terminó abandonando la senda de la fidelidad. La Biblia dice: “Al tiempo en que envejeció Salomón aconteció que sus esposas mismas habían inclinado el corazón de él a seguir a otros dioses; y su corazón no resultó completo para con Jehová su Dios como el corazón de David su padre” (1 Rey. 11:4). Disgustado, Jehová le dijo: “Por motivo de que [...] no has guardado mi pacto y mis estatutos que te impuse como mandato, sin falta arrancaré el reino de sobre ti, y ciertamente lo daré a tu siervo” (1 Rey. 11:11). ¡Qué lástima! Aunque Salomón había tenido éxito en muchos sentidos, acabó decepcionando a Jehová. Le falló en el aspecto más importante, el de serle fiel. Cada uno de nosotros puede preguntarse: “¿Estoy decidido a aprender de la experiencia de Salomón para triunfar en la vida?”. w12 15/12 1:7, 8

10 de mzo. Lectura de la Biblia: Génesis 40 a 42

Núm. 2: ¿Cómo llegan a vivir en la Tierra los demás de los muertos? (rs pág. 331 párr. 1–pág. 332 párr. 2)

Núm. 3: Abihú. La prominencia no es excusa para desobedecer (it-1 págs. 23, 24)