Viernes 19 de diciembre

Los ojos de Jehová están sobre los justos, y sus oídos están hacia su ruego (1 Ped. 3:12).

Una relación estrecha con Jehová no surge de la noche a la mañana. Se requiere tiempo para llegar a conocerlo bien y amarlo. Por tanto, resuélvase a dedicar algún tiempo todos los días a leer su Palabra. Los amigos de Dios crecen espiritualmente gracias a sus oraciones sinceras y a las buenas compañías (Mal. 3:16). Como un padre amoroso, Jehová está atento a nuestras súplicas. Así pues, debemos “persever[ar] en la oración” (Rom. 12:12). No podemos seguir siendo cristianos plenamente desarrollados sin la ayuda de Dios. Las presiones de este sistema son demasiado grandes para resistirlas y superarlas por nosotros mismos. Si dejamos de orar, nos separaremos del aporte constante de fortaleza que Dios quiere y puede darnos. ¿Está usted satisfecho con la calidad de sus oraciones, o ve que debe mejorar en este aspecto? (Jer. 16:19.) w13 15/3 3:11, 12

SEMANA DEL 15 DE DICIEMBRE

Cántico 1 y oración

Estudio Bíblico de la Congregación

Escuela del Ministerio Teocrático

Lectura de la Biblia: Josué 6 a 8 (10 min.)

Núm. 1: Josué 8:18-29 (4 min. o menos)

Núm. 2: ¿Qué prueba que alguien tiene el espíritu santo? (rs pág. 137 párr. 3–pág. 138 párr. 2) (5 min.)

Núm. 3: Adversario. El adversario más malvado es el Diablo (it-1 pág. 62) (5 min.)

Reunión de Servicio

Tema del mes: Compartamos las “cosas buenas” del tesoro que se nos ha confiado (Mateo 12:35a).

15 min. “¿Dirigimos bien nuestros cursos bíblicos?” Preguntas y respuestas. Después de analizar el párrafo 3, presente una demostración en dos partes en la que un publicador analiza con su estudiante el párrafo 8 del capítulo 15 del libro Enseña. En la primera parte, el publicador habla demasiado. En la segunda, el publicador le hace preguntas al estudiante para lograr que se exprese y descubrir así lo que piensa.

15 min. Una herramienta que nos prepara para dirigir mejor nuestros cursos bíblicos. Análisis con el auditorio sobre la sección de jw.org titulada “¿Qué te enseña la Biblia?” (ENSEÑANZAS BÍBLICAS > JÓVENES). ¿Cómo pueden estos ejercicios ayudarnos a dirigir mejor los cursos bíblicos que impartimos tanto a jóvenes como a adultos? ¿Cómo podemos aprovechar las preguntas que aparecen en ellos para llegar al corazón de los estudiantes? Incluya un monólogo en el que un publicador se vale de uno de estos ejercicios para pensar en preguntas eficaces que puede hacerle a su estudiante; claro, tomando en cuenta sus necesidades. Concluya animando al auditorio a esforzarse por llegar al corazón de sus estudiantes y a aprovecharse de las “cosas buenas” que tenemos para ser mejores maestros (Prov. 20:5).

Cántico 99 y oración