• Saque su Biblia del anaquel... ¡y léala en la lengua viva de hoy día!