• La religión pierde terreno en “la región de la Biblia”