• Usemos las leyes y los principios divinos para educar la conciencia